Sector de La Ceiba rescatado por el Gobierno del presidente Hernández: El terror y la inseguridad son cosas del pasado en Bonitillo

  • Vecinos reconocen trabajo del Gobierno para liberarlos de la violencia.
  • “Hoy Bonitillo cuenta una historia de éxito”, afirma presidente del patronato, Rely Mencía.
  • Posta policial inaugurada en 2019 por el mandatario es clave para mantener la seguridad.
  • La matrícula escolar ha aumentado por mejora del ambiente comunitario.
  • “Estamos en paz, sin seguridad no estaríamos aquí”, expresa la vecina Zulma Valladares.
  • Dinis ejecuta actividades sociales para generar sana convivencia en la zona.
  • Bonitillo es un ejemplo, recalca director regional de Dinis, Efraín Aguilar.

 

La Ceiba (Atlántida). Es un día normal y, a las 11:00 de la mañana, en el sector de Bonitillo, de la ciudad de La Ceiba, se respira un ambiente de tranquilidad. Los niños juegan con alegría y los adultos caminan sin preocupaciones, sin miedo.

En Bonitillo impera el calor, que por ratos aprieta fuerte, pero igual invita a darse un buen chapuzón en la playa cercana.

También proliferan las pláticas entre los vecinos, y más ahora que los preparativos de las fiestas de verano están a la vuelta de la esquina, época que más esperan los ceibeños para presumir ante los turistas nacionales e internacionales las bellezas naturales y la gastronomía marítima que ofrece “La Novia de Honduras”.

Lejos, pero muy lejos, quedan los días oscuros de Bonitillo, sector compuesto por 10 colonias ceibeñas que por años fue un escenario donde imperaba el terror debido a los constantes enfrentamientos entre grupos criminales en disputas por territorio.

En 2016, un informe del Observatorio  Nacional de la Violencia (ONV) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) reveló un aumento de casos de violencia y colocó a La Ceiba como la tercera ciudad más violenta del país.

En parte, ese problema era producto de que en Bonitillo se refugiaban los líderes de estructuras criminales que ordenaban actos delictivos en la ciudad.

Empero, la intervención del Gobierno de presidente Juan Orlando Hernández, a través de la Dirección Nacional de Intervención Social (Dinis), junto con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), logró convertir esta zona en un lugar donde prevalece la paz y tranquilidad.

Además, en 2019 el presidente Hernández inauguró  un moderno edificio donde opera la estación de la Policía Nacional, que hoy vela por la seguridad de la población de este sector.

La obra fue ejecutada con una inversión que asciende a más de 4,1 millones de lempiras y ha beneficiado a más de 10.000 personas de manera directa y 32.000 de forma indirecta, mejorando -por ende- su calidad de vida.

Más de 15.000 beneficiados

El jefe regional de Intervención de Dinis en Atlántida, Efraín Aguilar, informó que gracias a esta iniciativa del presidente Hernández se han beneficiado más de 15.000 habitantes en el sector de Bonitillo.

“Aquí se respira un ambiente de paz y lo que más valoro es la acción del voluntariado, que está con todo el deseo de salir adelante”, dijo el representante de Dinis.

Recalco que “son 15.000 personas que han recuperado la autoestima y que ahora han visto un cambio en sus vidas”.

“Nosotros somos arquitectos de nuestras vidas y teniendo la autoestima recuperada nosotros podemos asegurar que la probabilidad de éxito de una persona durante el desarrollo de su vida sea mucho mejor”, explicó Aguilar.

Expuso que desde 2016 Dinis han realizado en esta comunidad actividades como recreovías, cines comunitarios, el programa Apóstoles y Campeones para la Vida y la Paz, programas para madres solteras, para la tercera edad, de nutrición y recuperación de espacios públicos, entre otras.

“Bonitillo es un lugar totalmente diferente. Yo puedo venir a las 9:00 de la mañana y salgo tranquilamente a las 11:00 de la noche. Ahora aquí es normal ver a niños jugando y la gente platicando y son cosas que no en toda comunidad podemos ver; para mí Bonitillo es una ciudad ejemplo”, recalcó Aguilar.

“Entrás si querés y salís si podés”

“Nuestro sector de Bonitillo fue uno de los sectores más conflictivos a nivel centroamericano y eso lo mencionó el ONV y también fue el más conflictivo a nivel nacional”, recordó el presidente del patronato de Bonitillo, Rely Mencía.

“Aquí era un lugar en el que no se podía vivir en paz, no había tranquilidad, eran balaceras y muertes por todos lados. Por lo menos mirábamos de dos a tres personas caídas, fue bien difícil, no pudimos vivir una etapa tranquila, porque no podíamos ni comprar en las pulperías, ya que los carros de los comerciantes no entraban a esta zona. Aquí era: ´entrás si querés y salís si podés´”, añadió Mencía.

Indicó que la delincuencia llegó a impactar tan fuertemente en el sector que muchos niños abandonaron las aulas de clase por la inseguridad.

“El desplazamiento forzoso de nuestra gente fue un éxodo que nos marcó la  vida para siempre. Se mudaban de tres a cuatro familias a diario por temor a las balaceras”, expresó Mencía, quien suma 10 años en su cargo comunitario.

Pero “ahora eso ha cambiado”, dijo Mencía, y agregó que “da mucha alegría saber que a raíz de tanto dolor y sangre derramada nos hemos empoderado de nuestro sector”.

“Hoy Bonitillo cuenta una historia de éxito, una historia que nos está marcando la vida, de ver ahora cómo nos está cambiando todo”, afirmó Mencía.

“Balearon a mi hijo y murió”

Desde hace 10 años doña Zulma Valladares tiene su puesto de frutas en la calle principal de Bonitillo, contiguo a la posta policial,  y con serenidad dijo que le va bien y que en un día normal le queda una buena ganancia.

Sin embargo, “cuando se puso feo aquí me tuve que ir a la colonia Ponce” (también en La Ceiba), recordó Valladares, mientras seguía trabajando con su maquinita de pelar naranjas.

Valladares, una de las muchas vecinas que lucha a diario con su negocio para llevar el sustento al hogar, aseguró que en Bonitillo el ambiente ha mejorado, que se siente tranquilidad al caminar y vender.

Sin embargo, recordó la ocasión en que “me balearon a mi hijo y murió”, y en ese instante se desentendió de la máquina portátil y rompió en llanto.

“Eso fue hace cinco años, pero aquí sigo luchando”, dijo Valladares, luego de recuperar su voz y secarse las lágrimas con un trapo.

“Gracias a Dios estamos en paz, al menos en este lado siento tranquilidad y espero que en Semana Santa mejore el negocio, y estamos claros que sin seguridad, nosotros no estaríamos aquí”, afirmó Valladares.

Ambiente de paz

El maestro del Instituto Técnico del Litoral Atlántico Jorge Gonzáles aseguró que el sector de Bonitillo tiene otra cara y que con las actividades comunitarias de Dinis “gracias a Dios se ha rescatado este sector”.

“Hoy por hoy la matricula ha crecido enormemente porque las cosas en Bonitillo son diferentes y ahora se ve la sonrisa de la niños jugando con las recreovías, cines comunitarios y con diferentes actividades”, indicó.

Programas de Dinis:

Programa Apóstoles y Campeones para la Vida y la Paz: Orientado a niños de entre 6 y17 años, dentro de Centros de Educación Básica.

Programa Líderes para la Vida y la Paz: Para jóvenes de entre 15 y 25 años, quienes se encuentran sin estudio activo ni oportunidades laborales.

Programa Mujeres para la Vida y la Paz: Para madres solteras y/o que han sufrido violencia doméstica en todas sus formas.

Programa Abuelos para la Vida y la Paz: Orientado a la atención de la población de la tercera edad.

Programa Primeros Pasos para la Vida y la Paz: Para el seguimiento y atención oportuna de mujeres en estado de embarazo, neonatos y niños hasta los cinco años.