Presidente Hernández: Rebaja de 30 lempiras al cemento abaratará en 5% el valor de una casa

Tegucigalpa, 23 de noviembre. La rebaja de 30 lempiras por bolsa de cemento acordada por la industria cementera y las empresas productoras será algo impactante porque se traducirá en una rebaja de un cinco por ciento del valor de una casa, definió hoy el presidente Juan Orlando Hernández.

El mandatario precisó a la emisora HRN que esta rebaja es una decisión exclusiva de la industria y productores de cemento.

Explicó que la decisión de la industria cementera, de las empresas que producen cemento, de dar este descuento está condicionada a que se invierta exclusivamente en lo que ellos llaman programa de vivienda, siempre y cuando sean los programas creados entre cooperativas, la banca y el Gobierno.

El otro grupo al que se destinará este cemento con la mejora del precio de 30 lempiras -añadió el presidente Hernández- es la obra de infraestructura que producen los municipios y también el Gobierno Central, como carreteras, escuelas, centros de salud y demás obras públicas.

“Quiero ser enfático porque no es una acción del Gobierno, sino una decisión de la empresa privada que produce cemento en dar ese descuento de 30 lempiras por bolsa, condicionado a ese tipo de inversiones”, añadió.

Detalló el mandatario que “bien lo decía la industria que está produciendo vivienda, y es que por cada vivienda, en promedio, el valor de rebaja de 30 lempiras por bolsa de cemento se va a traducir en una rebaja de un cinco por ciento del valor de toda la casa, o sea que realmente es algo impactante”.

A esto -agregó el titular del Ejecutivo- se suma que “nosotros (Gobierno) hemos estado planteando lo que son beneficios para promover la vivienda”.

Mencionó como ejemplo que si alguien gana entre medio salario mínimo y cuatro, entre la pareja o por sí solo, puede acceder a dos beneficios: uno, el de la tasa de interés, que es de alrededor del nueve por ciento; solo allí es un gran beneficio, porque ningún préstamo de vivienda tiene esa tasa.

Además -siguió detallando- tiene el bono, es decir, el Gobierno o el Estado le da a la familia que califica 110.000 lempiras en bono como aporte a una prima, más el cinco por ciento de la rebaja al cemento, realmente es una enorme oportunidad para que la gente busque hacerse de su vivienda.

Mencionó el gobernante que estos préstamos para vivienda especiales son canalizados por cooperativas que trabajan con la normativa de la Comisión Nacional de Bancos y Seguro (CNBS) que básicamente son prácticamente todas las cooperativas de crédito y todos los bancos.

“Un cinco por ciento de rebaja en toda la vivienda es lo que se ha estimado va a rebajar el costo de la vivienda cuando se apliquen los 30 lempiras de rebaja en la bolsa de cemento; es una rebaja sustancial”, insistió el titular del Ejecutivo.

El presidente Hernández resaltó que estas son condiciones que nunca se habían visto en el país.

También –agregó- “tenemos el otro grupo de personas que estamos beneficiando con los programas de acceso a vivienda, que es la de clase media, alrededor de un 3.3 por ciento de rebaja de todo el financiamiento lo damos con una tasa preferencial que el Estado ha promovido con la banca”.

Resaltó el mandatario que el Gobierno tomó la industria de la vivienda en menos 14 y hoy se está llegando al nueve por ciento positivo por todos estos estímulos que se están dando.

24.000 millones de lempiras para red vial

El presidente Hernández anunció además la inversión de más de 24.000 millones de lempiras para la construcción, reparación y mantenimiento de la red vial en las carreteras primarias y secundarias que también se beneficiarán con la rebaja de los 30 lempiras por bolsa de cemento.

“El impacto en la rebaja del cemento va a tener una oportunidad de multiplicar el número de kilómetros de carreteras que van a poderse reconstruir de manera total”, indicó.

Mencionó que el programa de inversión incluye llegar con la carretera nueva a todas las cabeceras departamentales y también a todas aquellas zonas productivas del país, sean de café, turismo, camarones o caña, entro otros.

Además, el gobernante mencionó que “ahora queremos montar el sistema nuevo de arreglo y mantenimiento de las calles que normalmente son de tierra y con toda la tecnología y el cemento dura entre tres años y cinco”.

Esto -anunció el mandatario- generará mínimamente 40.000 empleos cada año de forma permanente y el país quedará con una estructura vial que le va a permitir despegar, permitiendo mayores ingresos.

Aseguró que ya se tiene el dinero asegurado bajo fideicomiso con lo que manejó la Cuenta del Milenio (Invest-Honduras) y que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ya está trabajando en la garantía y traer el valor presente esa cantidad de dinero para hacer una obra de primer mundo.

“Lo que estamos haciendo hoy, y lo que garantiza esta inversión, es que tomamos el impuesto de los combustibles y se va agregando a un fondo especial creado a la orden de Honduras-Invest en la banca nacional que le da autonomía de ingreso”, expresó.

También -indicó- permite que con el apalancamiento del BID y de la banca hondureña “traemos esos flujos de dinero a valor presente y en los próximos tres años y medio o cuatro ya está la programación de lo que se va a ir construyendo”.

Para finalizar, el presidente Hernández anunció para diciembre próximo la licitación de la construcción del primer tramo de la carretera de Tegucigalpa hacia Danlí.