Presidente Hernández: “La economía está golpeada fuertemente” por pandemia de covid-19

  • Se debe llevar de la mano y de manera prudente el manejo de la pandemia y de la economía, plantea.
  • Si la reapertura no mantiene los parámetros adecuados se tendrá que volver a cerrar, advierte.

 

Tegucigalpa 9 de junio. El presidente Juan Orlando Hernández advirtió hoy que debido a la pandemia de covid-19 “la economía está golpeada fuertemente”.

“La crisis económica que se cierne sobre nosotros, repito, es terrible, y por eso nuestra responsabilidad de esta apertura es que sea inteligente, escuchando a quienes son especialistas en la materia”, dijo Hernández en el marco de la entrega de un lote de dispositivos médicos (600 Aeroboxes y 250 Splitter) que donaron las empresas Mabe y Unicomer.

“Sé que tomamos las decisiones más drásticas y radicales en encerrarnos. Yo sabía que esto iba a tener una consecuencia que es un golpe a la economía y eso significa pérdidas de empleos, significa hondureños pasando a extrema pobreza, significa cierre de empresas”, reconoció Hernández.

Aconsejó que “por eso tenemos que llevar de la mano de manera prudente el manejo de la pandemia, pero también el manejo de la economía”.

Hernández indicó que “si la economía se nos cae no tendremos cómo darle soporte a todo el aparato que se mueve diariamente para atender la pandemia”.

Recordó que ante esta emergencia sanitaria primero es la salud del pueblo hondureño.

Sin embargo, aseguró que “no se puede desconocer que está íntimamente ligado a la salud la economía nacional”.

Hernández exhortó a la población a tomas todas las medidas de bioseguridad porque esta “reapertura tiene que ser inteligente, porque si esto no se mantiene, los ritmos, los parámetros adecuados, tendríamos que volver al estado anterior de cosas a volver a cerrar”.

“Por tanto, compatriotas, de todos nosotros, de cada uno de nosotros depende mantenernos prudentemente avanzando y manejando las dos cosas al mismo tiempo”.

El gobernante hondureño aseveró que no puede haber un pueblo sano en un país enfermo y que es un deber del ciudadano cuidarse de manera prudente.