Pobladores de aldea Yaguacire reciben “El encarguito solidario”

Aldea Yaguacire, Distrito Central, 9 de junio del 2020.- Como complemento al programa Honduras Solidaria que impulsa el Gobierno de la República para reducir el impacto de la emergencia por coronavirus, los pobladores de la aldea Yaguacire, del Distrito Central, recibieron hoy el beneficio de “El encarguito solidario”.

Esta es una actividad que inició el presente mes de junio, con el objetivo de ayudar de manera personal e inmediata a personas que por la emergencia sanitaria provocada por la pandemia han visto reducidos sus ingresos personales y familiares por el cierre temporal de las actividades económicas decretadas por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

Cada paquete denominado “El encarguito” contiene productos de la canasta básica (arroz, frijoles, harinas de maíz y trigo, azúcar, café, manteca, entre otros) y también productos de aseo personal, entre los que destacan las mascarillas, jabones antibacteriales y cloro, entre otros de uso doméstico, que se complementan con un plato de alimentos preparado por personal de la Unidad de Proyección Social de Casa Presidencial para cada beneficiario.

“Muy agradecido con el Gobierno de la República que ha visto a bien fijar sus ojos en esta comunidad, para poder compartir con más de 200 familias que sienten un respiro con el apoyo del encarguito y el plato de alimentos”, expresó el sacerdote de la iglesia católica Javier Martínez Cerrato.

“Reconocemos que somos frágiles, pero que las adversidades y dificultades no tienen la última palabra; sabemos que Dios está con nosotros, no debemos dejarnos consumir por la ansiedad, y con paciencia y prudencia vamos a vencer esta pandemia”, agregó el padre Martínez Cerrato.

“Le doy gracias a mi Dios por esta gran ayuda, ya que en mi casa vivimos seis personas y nadie está trabajando por la situación en la que estamos”, expresó doña Francisca Martínez, con gesto de gratitud y alegría.

Otra de las beneficiadas es Daysi García, quien contó la difícil situación que atraviesa en su hogar, debido a que su esposo perdió su empleo a raíz de la crisis sanitaria,

“Me siento feliz porque en esta situación que estamos, en donde mi esposo está sin trabajo, estamos viviendo de lo que Dios nos ayuda y hoy no teníamos nada en nuestros hogares”, expresó.

La actividad de proyección social concluirá esta semana con la entrega de platos de alimentos y encarguitos solidarios en los sectores más vulnerables del municipio de Santa Lucía y el Distrito Central.