En sus primeras dos etapas: Honduras Solidaria supera la meta y entrega alimentos a más de tres millones de personas

  • Próximamente comenzará la tercera etapa, anuncia el presidente Hernández.
  • Se ha beneficiado con alimentos a las personas más afectadas por la cuarentena, dice el mandatario.
  • “La gente siempre salió muy agradecida por recibir el alimento en su casa”, destaca jefe de Operaciones de Honduras Solidaria, coronel Juan Girón.
  • La única manera de enfrentar esta grave crisis es unidos, afirma Hernández.

 

Tegucigalpa, 16 de junio. En sus dos primeras etapas, la Operación Honduras Solidaria entregó alimentos a más de 3.000.000 de hondureños en situación de vulnerabilidad ante la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, informó hoy el presidente Juan Orlando Hernández.

El mandatario también anunció que dentro de poco empezará una tercera fase que busca favorecer a más de 751.800 familias en todo el país.

Hernández se refirió al tema en la presentación, por videoconferencia, de un informe y rendición de cuentas de Honduras Solidaria, junto a los comisionados para la entrega de alimentos, Arnaldo Bueso y Luis Colindres; el jefe de Operaciones del Programa, coronel Juan Girón; el secretario ejecutivo del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), Omar Rivera, y la viceministra de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social, Lissi Cano.

El Fonac, las iglesias católica y evangélica, organizaciones sociales y comunitarias han sido veedores de Honduras Solidaria para verificar la transparencia en la entrega de alimentos a la población.

“Hoy estamos brindándoles un informe especial sobre la Operación Honduras Solidaria, el programa que durante esta pandemia ha atendido a más de 3.000.000 de las personas que más se han visto afectadas por la cuarentena”, dijo Hernández.

 

 

 

Meta superada

La entrega de alimentos se realizó en dos modalidades: la centralizada, que abarcó el Distrito Central, San Pedro Sula, Villanueva, Choloma, Choluteca y La Ceiba, más algunos sectores de Colón y Yoro, y la descentralizada, que incluyó los restantes 292 municipios y estuvo a cargo de las alcaldías, que recibieron los recursos mediante transferencias del Gobierno central.

En la primera etapa, mediante el modelo centralizado se entregaron alimentos a 707.656 familias y con el descentralizado a 888.486, para totalizar 1.596.142 familias beneficiadas.

En la segunda etapa, con la modalidad centralizada se atendió a 767.442 familias y con la descentralizada a 312.725, lo que suma 1.080.167 familias que recibieron alimentos del Gobierno.

Solo mediante la modalidad centralizada, en la primera entrega se benefició a 3.304.947 personas y en la segunda a 3.503.033, superándose ampliamente la meta de 3,2 millones de personas.

Situación inédita

El presidente Hernández dijo que “esta ha sido una situación inédita, nunca pensamos que podríamos enfrentarnos a esto; sin embargo, Honduras ha sido muy coherente en el manejo de la pandemia y lo más importante es que hemos trabajado juntos”.

Hernández aseveró que “esta es la única manera de enfrentar esta grave crisis, unidos, y lo dije desde un inicio: solo así vamos a vencer el covid- 19”.

Recordó que desde el día uno “llamamos a todos los sectores a trabajar en equipo, creamos las mesas de trabajo, de las que todas debían salir compromisos y soluciones, y que al día de hoy se aplican”.

Precisó que “la decisión de la apertura gradual, por ejemplo, es una decisión de todos los sectores y fue en esta mesa compuesta en su mayoría por el sector privado, maquiladores e iglesias, que crearon los protocolos en conjunto con Sinager para empezar a entrar a esta nueva normalidad”.

La vida es la prioridad

Hernández remarcó que siempre fue claro con el equipo de esta mesa en cuanto a que “la salud, la vida de los hondureños, es nuestra prioridad como Gobierno, por lo que antes de realizar la apertura se empezó el trabajo de crear los centros de aislamiento, el abastecimiento de los tratamientos indicados por los médicos hondureños para que estos pudieran estar en todos los hospitales y centros de salud del país, y ahora en las casas con el apoyo de las brigadas médicas”.

Asimismo, dijo que “también se ha trabajado incansablemente en el abastecimiento de material biomédico para los trabajadores de la salud”.

“El aumento de la capacidad en los hospitales, la dotación de oxígeno, todo se ha hecho, no ha sido fácil, porque nuestro país depende mucho de las importaciones de todo esto y el mundo literalmente está colapsado, ya que la demanda de cada país es enorme”, expuso el mandatario.

Afirmó el titular del Ejecutivo que “dentro de este planteamiento siempre ha estado el vigilar el avance de la pandemia, porque sabíamos que con la apertura habrían más contagios y la mesa apostó por la concientización de la población”.

Hernández refirió que las cifras de contagios han aumentado y “estamos cerca de que los hospitales lleguen a su máxima capacidad, por lo que hemos implementado otras medidas que ya estaban dentro del plan de acción”.

Empeño del 100 %

El jefe de Operaciones del Programa Honduras Solidaria, coronel Juan Girón, informó que “se trabajó con más de 1.900 efectivos a nivel nacional para la entrega de alimentos y el empeño de cada uno de los efectivos fue del 100 %” para distribuir los alimentos casa por casa.

Destacó que “desde que se entregó la asignación, el pasado 23 de marzo, trabajamos con mucha dedicación, sabiendo que nuestra institución está el servicio de la población y la gente siempre salió muy agradecida por recibir el alimento en su casa”.

La viceministra de Desarrollo e Inclusión Social, Lissi Cano, aseguró que “para los Guías de Familia fue muy importante participar en las dos primeras fases de entregas de alimentos y están preparadas por si se necesita más apoyo”.

“Este no es un ejército de fatiga, pero sí de chalecos y que se encuentra dispuesto a servir a la ciudadanía; podemos decir misión cumplida y que estamos listos para trabajar nuevamente si se nos requiere”, dijo Cano.

1.3 millones de familias favorecidas

Uno de los comisionados para la entrega de alimentos, Luis Colindres, dijo que “el trabajo ha sido arduo, pero se cumplió con la misión encomendada de llevar alimento a la casa de las familias más pobres de Honduras”.

Colindres añadió que se llegó a más de 1.3 millones de familias pobres en todo el país y eso en gran parte se logró por medio del trabajo realizado por el esquema casa por casa, en el que se contó con el acompañamiento de los Guías de Familia, dirigentes comunales y las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, afirmó que el mayor alcance se obtuvo una vez que entraron en acción los gobiernos municipales bajo el mecanismo de descentralización, que permitió llevar alimentos a todos los grupos más vulnerables del país.

La Operación Honduras Solidaria se efectuó desde el mismo momento en que se anunció el periodo de cuarentena en el país, buscando mitigar la propagación del virus y con el objetivo de llegar a más de 850.000 familias vulnerables de Honduras.

La entrega casa por casa luego se extendió con la participación de los gobiernos municipales, lo que permitió llegar a 1.3 millones de familias en todo el país, con una inversión superior a los 911.000.000 de lempiras.

Presentación