Embajador de Honduras en México: Bajan índices de movilidad humana desde Centroamérica hacia Estados Unidos

  • Aumenta número de ciudadanos extrarregionales y extracontinentales que pasan por Centro y Suramérica hacia Estados Unidos.
  • Actualmente hay más de 35.000 migrantes de diferentes nacionalidades esperando en la frontera mexicana que autoridades estadounidenses respondan a su solicitud de asilo.

 

México, 27 de agosto. El embajador de Honduras en México, Alden Rivera, declaró hoy que los índices de centroamericanos que pasan por México hacia Estados Unidos se han reducido en los últimos tres meses, producto de una serie de medidas implementadas en las naciones de origen, tránsito y destino.

Rivera detalló que entre las medidas que son de conocimiento de los centroamericanos, y que se han convertido en un instrumento para reducir  el flujo migratorio, se puede mencionar las acciones de contención para reducir el ingreso irregular a los Estados Unidos, así como los programas de empleo y desarrollo implementados de forma regional.

El embajador hondureño informó que mientras el ingreso de centroamericanos se reduce hay un incremento de migrantes provenientes de Cuba, Haití y otros países del Caribe y extracontinentales que están llegando a Centro y Suramérica con intención de ingresar a los Estados Unidos.

“Sí creemos que el fenómeno migratorio se está mitigando desde la movilidad humana que sale desde Honduras y esa es buena noticia en términos de la crisis que se vivió en octubre pasado cuando iniciaron las caravanas”, manifestó Rivera.

Barreras de contención

El embajador hondureño recordó que, tras el convenio establecido entre Estados Unidos y México para reducir las cifras de migrantes que ingresan por la frontera sur estadounidense, las autoridades mexicanas están implementando un operativo de contención con más de 25.000 efectivos de la Guardia Nacional que están apoyando al Instituto Nacional de Migración para asegurar migrantes irregulares en  todo el territorio mexicano.

Agregó que a esto se suma que los migrantes centroamericanos, extrarregionales y extracontinentales son trasladados a la frontera mexicana para esperar respuesta de las autoridades estadounidenses ante su solicitud de asilo, contrario a lo que ocurría anteriormente, cuando las personas esperaban en Estados Unidos.

Actualmente hay más 35.000 migrantes de diferentes naciones esperando que las autoridades estadounidenses les brinden respuesta a su solicitud de asilo, de los cuales aproximadamente 12.000 son hondureños, informó.

Todas estas personas deberán esperar entre 12 y 24 meses, y en atención a eso el Gobierno de Honduras abrió un nuevo consulado en Tijuana y próximamente abrirá una nueva oficina consular en Ciudad Juárez, informó.

“Nosotros estamos obligados a proporcionarle atención a todos los hondureños que sean trasladaos a territorio mexicano, brindarle protección consular, ayudarles con la documentación necesaria y la posibilidad de un retorno seguro en caso que nuestros compatriotas así lo determinen; tenemos los mecanismos y los medios para brindar estas atenciones”, manifestó.

Comportamiento cambiante

Rivera informó que la deportación de hondureños desde México ha presentado un comportamiento cambiante en 2019, tras comenzar en enero y febrero con cifras bajas, producto de las visas de carácter humanitario que las autoridades mexicanas otorgaban a la población migrante para facilitarles el paso por ese país.

Sin embargo, ante el aumento de los flujos migratorios de ciudadanos del Triángulo Norte de Centroamérica, las autoridades mexicanas cerraron esta iniciativa, por lo que se regresó a los procesos de aseguramiento que se venían implementando en los últimos años, lo cual incrementó los índices de deportación, declaró.

El embajador hondureño detalló que el punto máximo de deportaciones desde México se presentó en junio, cuando fueron retornados más de 14.000 hondureños; en mayo fueron12.000, mientras que en julio se bajó a 8.000 personas y se espera cerrar en agosto con un aproximado de 6.000 connacionales retornados.

Los hondureños deben tener conciencia de que cada día el fenómeno migratorio está teniendo barreras de contención y de carácter jurídico; cada día es más difícil poder cumplir las expectativas de lograr el sueño americano en Estados Unidos, dijo.

“Cada día es más difícil pasar, cada día es más difícil obtener asilo; de todos los solicitantes de asilo de hondureños que participaron en la caravana, ni uno solo ha sido amparado por las autoridades estadounidenses bajo la figura de asilo”, manifestó.