Destacan en conferencia entre UE y Latinoamérica: Cierre del Centro Penal sampedrano es ejemplo mundial

  • “El caso de Honduras es paradigmático por el cierre de la cárcel de San Pedro Sula”, dice experto de UE en el cónclave celebrado en Uruguay.
  • Este logro es producto de políticas cohesionadas de seguridad del Gobierno del presidente Hernández, subraya ministro de Gobernación.
  • “Todas esas medidas han sido aplaudidas y admiradas por los asistentes a este  congreso birregional”, resalta Ayala.

Tegucigalpa, 20 de septiembre. Honduras fue destacada hoy en la Conferencia Birregional sobre el Desarrollo del Uso de las Medidas Alternativas a la Privación de Libertad, que se desarrolló en Montevideo (Uruguay), por el cierre del Centro Penal de San Pedro Sula y el manejo que el Gobierno le ha dado al tema de los privados de libertad.

En representación del Poder Ejecutivo asistió a la conferencia el ministro de Gobernación, Justicia y Descentralización, Héctor Leonel Ayala, y también participó el titular del Poder Judicial,  Rolando Argueta.

Los programas EL PAcCTO, Copolad y EUROsociAL de la Unión Europea (UE) organizaron la Conferencia Birregional sobre el Desarrollo del Uso de las Medidas Alternativas a la Privación de Libertad, que se realizó entre el jueves y este viernes con la participación de más de 150 representantes de más de 30 países de América Latina y el Caribe.

Durante dos días los representantes debatieron sobre los beneficios del uso de medidas alternativas al encarcelamiento y compartieron experiencias positivas en este sentido entre Europa y Latinoamérica.

Honduras un ejemplo mundial

El ministro de Gobernación de Honduras citó el caso del coordinador del Componente de Sistemas Penitenciarios de El PAcCto Europa-Latinoamérica, Giovanni Tartaglia Polcini, quien como moderador del panel destacó que “el caso de Honduras es paradigmático por el cierre de la cárcel de San Pedro Sula”, ejecutado en 2017 por decisión del presidente Juan Orlando Hernández.

“Tartaglia decía que Honduras es un ejemplo de cómo afecta o perjudica el hacinamiento y mejoramiento de los centros penales  y en especial para que el crimen no siga afectando a la población”, remarcó.

“Honduras es un ejemplo paradigmático por el cierre del penal sampedrano y por el manejo del tema del hacinamiento en las cárceles”, subrayó Ayala.

En su disertación, el ministro Ayala expuso que en el seno de la conferencia se han identificado medidas de justicia alternativa que se pueden dar con cierto tipo de legislación adecuada a la realidad de cada país.

“Lo que se busca es descongestionar los centros penales, pues en muchos países existen hacinamientos de hasta un 300 por ciento”, apuntó.

“El Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández ha construido nuevos centros penitenciarios con estrictas medidas de seguridad y se ha descongestionado las demás cárceles”, resaltó.

Informó que en la actualidad existe un 40 por ciento de hacinamiento en las cárceles de Honduras en comparación a otros países que es hasta de un 300 por ciento.

“Nosotros mencionamos el caso de San Pedro Sula, que en su Centro Penal tenía un hacinamiento de un 200 por ciento y con la medida del cierre de esa cárcel y el traslado ordenado de los privados de libertad a cárceles de máxima seguridad permitió una disminución inmediata de los crímenes en todo el Valle de Sula”, puntualizó.

Ayala agregó que “inmediatamente con el cierre del Centro Penal sampedrano se miró la baja en los crímenes en toda la ciudad”.

Amplió que ese logro es producto de políticas cohesionadas de seguridad de parte del Gobierno del presidente Hernández, que va desde la depuración de la Policía Nacional y  la construcción de cárceles de máxima seguridad hasta la operatividad de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y del Ejército, y la extradición.

“Todos esos esfuerzos han servido para la mejora en seguridad, y sumado al cierre del Centro Penal sampedrano y el traslado de los reos a otras cárceles se ha llegado a una baja de crímenes que antes era de 186 homicidios por cada 100.000 habitantes y bajó a menos de 25”, remarcó.

“Pasamos de ser la ciudad más violenta del mundo a una totalmente distinta. Esto porque antes operaba en el Centro Penal de San Pedro Sula una escuela del crimen en donde se planificaban los asesinatos”, apuntó.

“Todas esas medidas han sido aplaudidas y admiradas por los asistentes a este  congreso birregional”, resaltó Ayala.