De parte del Gobierno: Seis familias ceibeñas reciben viviendas de Vida Mejor

•  “La gente me decía que me iban a dejar engañado, ahora ven mi casa nueva”, dice beneficiario
*La Ceiba (Atlántida), 27 de enero* . Don Ramón Munguía (70) y doña Paula Nuñez (63), una pareja de la colonia Pobladores Independientes, del sector El Confite de La Ceiba, recibieron hoy muy felices las llaves de su nueva vivienda del programa Vida Mejor, al igual que otras cinco familias de esta ciudad.
En representación del presidente Juan Orlando Hernández, la primera dama, Ana García de Hernández, entregó en esta comunidad de la zona atlántica del país la vivienda a don Ramón y su familia, al igual que a cinco familias más de las colonias Canadá, Bonitillo, Dantillo, Monte de Sion y Suyapa.
“Pudimos conocer cómo vivía don Ramón y su familia antes, y cómo ahora Vida Mejor le cambió la vida dramáticamente para bien, un hogar digno para ellos, como ejemplo para su comunidad de que Vida Mejor es hechos y no palabras, y en los próximos dos años de Gobierno seguirán recibiendo beneficios sociales”, dijo la primera dama.
García de Hernández agregó que desde ahora los próximos gobiernos tendrán la vara muy alta para que trabajen por los más pobres y humildes como lo ha hecho este Gobierno con la Plataforma de Desarrollo Social Vida Mejor.
“Seguiremos llevando alimento solidarios a las familias que lo necesitan, seguiremos contribuyendo con la construcción de parques, de los que ya llevamos 100, seguiremos entregando viviendas e instalando beneficios como techos, pisos, letrinas u eco fogones, y todo lo que cambie la vida de las familias hondureñas”, agregó García de Hernández.
Don Ramón Munguía, uno de los beneficiarios de las viviendas, expresó que “me siento muy orgulloso de que me estén dando esta casa; cuántos presidentes han pasado y hasta hoy solo don Juan Orlando me ha tomado en cuenta, así como a la gente pobre. Mi familia y yo le estaremos agradeciendo toda la vida”.
“La gente me decía que me iban a dejar engañado, que mejor siguiera en mi casita de láminas; ahora ellos ven mi casa nueva y yo solo doy gracias a Dios por hacer que el presidente pusiera sus ojos en mi hogar, él me cumplió” indicó don Ramón muy sonriente.
La casa de don Ramón era de láminas de zinc, tablas y cartones, hornilla de leña tradicional, piso de tierra y el techo picado de tanto humo, lo cual también les ha causado enfermedades respiratorias.
Ahora su vivienda cuenta con una construcción de bloques de concreto, tres habitaciones, sala-comedor, baño y pila para almacenar agua, techo de zinc, luz eléctrica, agua potable y un ecofogón para evitar la contaminación por humo y ahorro de leña al cocinar.
Acompañaron a la primera dama la viceministra de Desarrollo e Inclusión Social, Doris Mendoza, y la gobernadora de Atlántida, Nohelmy Arzú, entre otros invitados especiales.