Afirma ex presidenta de Comisión Interventora: Hoy el SANAA tiene la estructura administrativa más eficiente y transparente de los últimos 20 años

sps920

La depuración del Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo, incluyendo la redefinición del cálculo del pasivo laboral que implicó una reducción de 30 por ciento, más la conformación de una estructura administrativa que se puede considerar como la más eficiente y transparente de los últimos 20 años, son algunos de los principales logros obtenidos por la Comisión Interventora del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), según Nívida Hernández, quien fungió como presidenta de dicho organismo interventor, hasta el pasado 31 de diciembre.

Lo anterior fue manifestado por la profesional del Derecho luego de presentar su informe de gestión a la Junta Directiva del SANAA, el pasado jueves, la cual fue automáticamente reactivada una vez que concluyera el período para el que fue nombrada la Comisión Interventora.

En 2015 el Servicio de Acueductos y Alcantarillados, atravesaba un aguda situación de ingobernabilidad y crisis financiera, lo que ponía en precario la prestación de los servicios de agua potable y alcantarillado sanitario, en los 13 sistemas administrados por esta entidad en el territorio nacional.

Con el fin de evitar perjuicios a la comunidad, el presidente Juan Orlando Hernández, resolvió nombrar una Comisión Interventora, conformada por tres personas que actuaran bajo los principios de transparencia, eficiencia y racionalidad.

Dotada de los más amplios poderes, conforme a la ley de Administración Pública y la Ley Marco del Sector Agua Potable y Saneamiento, se le encargó la administración y representación legal de la institución.

Consultada sobre los resultados más destacados de la gestión, Nívida Hernández, ahora ex presidenta de la Comisión Interventora, detalló la depuración del Contrato Colectivo de Trabajo, suscrito con el sindicato del SANAA y la redefinición del cálculo del pasivo laboral, lo que representó una disminución en los saldos originales por el orden del 30 por ciento.

Asimismo se logró readecuar la estructura administrativa del SANAA, de conformidad con lo establecido por la Ley Marco de Agua Potable y Saneamiento, agregó Hernández.

Mencionó que además el SANAA fue reorganizado administrativamente de acuerdo a las disposiciones presupuestarias de la Ley de la Administración Pública, para lo cual se reglamentó un manual de compras, manuales de procesos administrativos, se instituyó la elaboración de un plan anual de compras y programación mensual del gasto y se incorporó la ejecución del gasto y adquisición de bienes y servicios al Sistema de Administración Financiera Integrada (SIAFI), adscrito a la Secretaría de Finanzas.

Además se incorporó la planilla de trabajadores al Sistema de Registro y Control de Servidores Públicos (SIREP) y se logró establecer un sistema de contención del gasto que representa un ahorro de poco más de 23 millones de lempiras al año.

Nívida Hernández, señaló que en función de lo anterior la nueva administración del Servicio Autónomo de Acueductos y Alcantarillados, comienza a trabajar “con una institución administrativamente limpia que opera bajo todas las reglas de la administración pública, sujeta a las normas de la Ley de Contratación del Estado y debidamente integrada a los sistemas de control de la Secretaría de Finanzas”.

“Esto implica que de ahora en adelante habrá un mayor control y transparencia en la administración del SANAA, de manera que podemos decir que la administración que se ha generado ahora es de las más transparentes que ha tenido la institución, en las últimos dos décadas”, enfatizó la ex interventora del SANAA.