28 mil servidores públicos recibirán 1,100 lempiras como ajuste salarial a partir de febrero

Tegucigalpa, 22 de enero.– Un total de 28,000 empleados del sector público recibirán un incremento en su salario de 1,100 lempiras a partir del próximo mes de febrero, según lo informó hoy el presidente Juan Orlando Hernández, al firmar oficialmente el acuerdo con los representantes de los trabajadores del sector público .

El mandatario detalló que el impacto en las finanzas nacionales sobrepasará los 550 millones de lempiras anuales.

Sin embargo, calificó el aumento como necesario y merecido para los servidores públicos, tomando en cuenta los índices inflacionarios.

“Estoy complacido, alegre, hemos mandado tres mensajes en fila de que hablando se entiende la gente y que estos son los grandes consensos”, expresó el mandatario.

En ese sentido, agregó que “el diálogo se impone ante el conflicto o el pleito y por eso les felicito. Ahora ministra (de Finanzas, Rocío Tábora), a bajar ese gasto corriente, porque al final tenemos que ser un gobierno mucho más ágil, eficiente y efectivo en todo sentido”, recalcó.

La ministra de Finanzas, Rocío Tábora, detalló que de los 28,000 empleados, al menos 4,000 son de la modalidad de contratación por jornal.

Además, a unos 2,500 que no ganaban ni siquiera el salario mínimo se les estará nivelando a recibir más de 9,000 lempiras.

Luego de la firma del acuerdo del incremento salarial, el presidente Hernández expresó:

Buenas tardes pueblo hondureño, un saludo especial al liderazgo del sector trabajador en la parte pública.

Quiero destacar que se impuso el diálogo, la sensatez, la cordura y el entender que, como dice el adagio popular: hablando se entiende la gente, por eso quiero felicitarlos y decirles que me siento orgulloso de este acuerdo como hondureño y como servidor público.

De igual manera, destacar la participación del equipo de Finanzas, yo sé que no ha sido fácil, porque cada lempira que se pone allí hay que irlo a buscar y eso implica también seguir con la política de reducción de gasto corriente.

Esto se trata de la dignidad del trabajador del sector público, de hacerle justicia, así como hemos dicho que un hondureño que vive en una montaña, en un barrio marginal y vive en piso de tierra, merece vivir por lo menos con un piso de cemento, con un buen techo, con un filtro, con un buen baño, es darle dignidad al ser humano.

Pero no nos engañemos, la sociedad hondureña ha tenido al trabajador del sector público un tanto relegado. Miren un detalle: cómo es posible que se tuviera gente que no ganaba el salario mínimo.

Luchamos porque los policías tuvieran un salario digno y ahora estamos logrando esto por lo que yo agradezco al sector trabajador porque ha puesto las cosas como son.

Esta mañana soy portador de excelentes noticias para los empleados públicos, para miles de hondureños que trabajan en el sector público y que lo hacen con esmero, con dedicación, con muchos deseos de servir.

Después de intensas rondas de diálogo y negociación hemos llegado a otro acuerdo satisfactorio que representará un aumento salarial de 1,100 lempiras a partir del mes de febrero para más de 28,000 hombres y mujeres que día a día sirven a nuestro país.

Este aumento representa un paso muy importante porque nos demuestra varias cosas.

Lo primero es que ahora el pueblo hondureño tiene mayor capacidad de atender las necesidades, porque pusimos la casa en orden y eso nos permite tener recursos y atender esas solicitudes.

Tanto este acuerdo, como el alcanzado con los maestros el año pasado, con el sector maquila en diciembre y con el sector obrero y la empresa privada a inicios de enero de 2019, demuestra la vocación de diálogo y entendimiento que los hondureños hemos desarrollado.

Esto es madurez que como nación hemos alcanzado y es un tesoro que debemos de cuidar y de potenciar, porque años atrás, estas negociaciones paralizaban el país por meses, se cerraban las escuelas, los niños no podían recibir sus clases, pero ahora afortunadamente eso es parte de la historia, es del pasado.

Generaban inestabilidad social y al final no se lograba que las partes estuvieran conformes con lo aprobado.

Ahora vean ustedes lo que hemos logrado.

Con el sector magisterial acordamos una partida de 1,000 millones de lempiras para aumentar la hora clase a más de 66,000 maestros que tenemos en el sistema educativo, no es un tema menor, es una enorme cantidad de dinero, pero los docentes de Honduras nos han demostrado que quieren dar clases y están dando clases.

Acordamos una mesa técnica para resolver el problema de los maestros Proheco que también merecen un ajuste digno y justo.

Con el sector maquila logramos un ajuste salarial a cinco años, no existe un ejemplo en la región y esto es bueno porque le damos certidumbre a la inversión, Honduras se coloca adelante en atracción de inversiones.

En la negociación del salario mínimo entre obreros y empresarios se logró un aumento salarial a dos años, el cual oscila entre el 4.77% y el 7%, según sea la cantidad de empleados de la empresa.

Ahora tenemos este nuevo acuerdo con los empleados del sector público, el cual beneficiará a más de 28,000 empleados públicos bajo el régimen de Servicio Civil, en las modalidades por acuerdo y jornales.

Este incremento de 1,100 lempiras, efectivo a partir del mes de febrero, representa para el Estado de Honduras un enorme aporte en millones de lempiras (550 millones de lempiras), pero lo merecen nuestros trabajadores.

En segundo lugar, quiero destacar que haber puesto la economía en orden y que esté sana y robusta es lo que nos permite dar este tipo de beneficios y compensación justa.

Desde el inicio de nuestro gobierno prometimos que íbamos a ordenar las finanzas, a fin de que los beneficios de una economía sana también llegaran a los bolsillos de cada hondureño.

Tenemos que entender que hay que tener la casa en orden para que tengamos estos beneficios.

En este punto también quiero destacar que como parte de este acuerdo histórico alcanzado, vamos a poder nivelar a un salario mínimo de 9,443.24 lempiras a unos 2,400 empleados públicos que estaban por debajo de ese rango, nadie debe de ganar menos que eso.

Allí ministro del Trabajo (Carlos Madero), tenemos que poner a alguien exclusivamente a vigilar que eso ocurra, ministerio por ministerio.

Además, debo destacar que este aumento a los empleados públicos no solo debe verse en términos económicos sino también sociales.

Hemos acordado con los amigos de la clase trabajadora que vamos a impulsar beneficios colaterales como la consolidación de deudas que asfixian a miles de hondureños y eso frena el desarrollo económico de nuestras familias.

Hemos encontrado empresas que en algunos ministerios les cobran hasta 60 por ciento de intereses, eso no puede ser, si tenemos a un RAP, a un INJUPEMP, que perfectamente puede darle a ese empleado un refinanciamiento que incluya más años o meses, menor tasa de interés y la cuota puede reducirse a la mitad de lo que está pagando mensualmente.

Ese dinero o préstamo va a rendir intereses, pero parte de éstos van a quedar en su sistema de jubilación en la cuenta propia del trabajador y también en la cuenta de todo el sistema, entonces es doblemente beneficioso para el trabajador ya sea con Injupemp o el RAP o algunas cooperativas, pero el tema es que no puede seguir habiendo gente a la que le salgan 5,10,100 lempiras de salario.

Además, vamos a socializar con todos los trabajadores del sector público los beneficios para acceder a los programas de vivienda, para lo cual hemos dispuesto aumentar el fondo y que esto permita incrementar el número de beneficiarios con bonos o con baja tasa de interés.

El 98 por ciento de las 7,000 viviendas aproximadamente que se construyeron el año pasado, no son de trabajadores del sector público, son de trabajadores del sector privado.

Entonces queremos también resolver la consolidación de deuda para que tenga acceso a este nuevo sistema de vivienda.

También hemos hablado de pasar por un proceso de acceso a educación y formación de los trabajadores del sector público, vamos a montar la escuela de servidores públicos o la escuela de gerencia pública, con el apoyo de universidades nacionales y extranjeras.

Vamos a someter constantemente a los trabajadores públicos para que tengan acceso a mejorar su hoja de vida y sobre todo dedicarnos también, una vez que se vaya dando el proceso paulatino de traslado al centro cívico, montar los sistemas de varias instituciones, en una sola ventanilla, atendiendo de mejor manera al servidor público.

El gobierno electrónico traerá desafíos y oportunidades y eso va a mandar también otro mensaje muy concreto de dignidad para el servidor público, no es posible asociar al servidor público con que está allá en un escritorio con carcoma, con un baño mal oliente, un techo que está a punto de caerle, sino que esté en condiciones iguales o mejores que cualquier empleado del sector privado.

Es el mismo ser humano, a eso me refiero cuando hablamos de la dignidad del trabajador.

Termino diciéndoles que estoy complacido, alegre, hemos mandado tres mensajes en fila de que hablando se entiende la gente y que estos son los grandes consensos.

El diálogo se impone ante el conflicto o el pleito y por eso les felicito. Ahora ministra a bajar ese gasto corriente porque al final tenemos que ser un gobierno mucho más ágil, eficiente y efectivo en todo sentido.