DINAF pide que no se utilice a niños y adolescentes como escudos o mercancía para entrar a EEUU

—- En la ruta migratoria los que más sufren son los niños, que padecen hambre, sed y las inclemencias del tiempo, señala la directora de DINAF, Lolis Salas.
—- Gobierno redoblará esfuerzos para combatir migración irregular y para que se respeten los derechos de niños y adolescentes, afirma la funcionaria.
*Tegucigalpa, 8 de agosto.* La titular de la Dirección de Niñez, Adolescencia y la Familia (DINAF), Lolis Salas, hizo un llamado para que no se utilice a los niños y adolescentes como mercancía para poder ingresar a Estados Unidos, porque llevarlos no garantiza entrar a ese país.
Salas formó parte de la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante, liderada por la primera dama, Ana García de Hernández, que recorrió por dos días diferentes puestos fronterizos y centros de detención y procesamiento de migrantes.
La funcionaria dijo sentirse muy preocupada por lo que ha visto en la frontera sur de Estados Unidos, especialmente la situación de niños y adolescentes.
Señaló que en 2021 el problema del viaje de niños y adolescentes no acompañados a la frontera sobrepasa los niveles observados en anteriores años en los que igual hubo movimientos migratorios masivos.
 *Sin restricciones*
Salas expresó que «el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández ha trabajado de manera ardua en programas de gobierno que desalienten la migración irregular”.
Insistió en que, en el marco del interés superior del niño, se debe entender que los infantes no son mercancía o escudos que la gente pueda utilizar en sus propósitos para llegar al país del norte.
La funcionaria apuntó que Honduras seguirá trabajando en la búsqueda de frenar la migración irregular y agregó que se ha comprobado que en la frontera sur de Estados Unidos hay un sistema colapsado, que ha rebasado todas las capacidades de los organismos que están en la misma línea fronteriza.
 *Flujo que no se había visto antes*
«Hay flujos masivos de personas llegando a territorio estadounidense, y por eso ojalá tengamos la sabiduría para poder tomar medidas que frenen este movimiento migratorio, pero aquí nos incluye a todos los países que están en la ruta hacia Estados Unidos», comentó Salas.
La directora de la DINAF recordó que ella trabaja en defensa de Derechos Humanos desde 1997 y nunca había visto un movimiento migratorio tan grande como el que se está presentando en ese momento en la frontera sur de Estados Unidos.
Calificó de impactantes e inhumanos los dramas que viven todos los que se deciden a emprender ese viaje, porque los que más sufren son los niños, que padecen hambre, no tienen ropa, otros llegan sucios, a causa del largo viaje, y han sufrido las inclemencias del tiempo, el hambre y la sed.
Salas dijo que lo que más toca los sentidos de quienes pueden presenciar este flujo de migrantes es la cantidad de niños que lloran por saber de sus padres, adolescentes que rompen en llanto, porque muchos de ellos están allí en contra de su voluntad.
«Estoy impactada por lo que he visto y estoy en el deber de redoblar esfuerzos para que se respeten los derechos elementales de los niños y los adolescentes», dijo Salas.
WordPress Lightbox Plugin