Subsecretario Adjunto de Estado y Secretario Coordinador de Gobierno pasan revista a programas de la Alianza para la Prosperidad

Tegucigalpa, 8 de septiembre.- Aspectos de la relación bilateral, las distintas áreas de cooperación con énfasis en derechos humanos, seguridad fronteriza y avances en el proceso de implementación de los programas impulsados en el marco del Plan Alianza para la Prosperidad fueron temas de conversación entre el subsecretario Adjunto de Estado de los Estados Unidos de América para Cuba, México, Centroamérica y el Hemisferio Occidental, John S. Creamer, y el secretario Coordinador General de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro.

El representante del Gobierno de los Estados Unidos, que fue recibido por el ministro Hernández Alcerro, realiza una visita de trabajo al país con el propósito de evidenciar la importancia que la Administración de Donald Trump le da a la relación bilateral con Honduras, así como pasar revista a la cartera de cooperación que la nación del norte brinda a este país centroamericano.

Creamer estuvo acompañado por una comitiva conformada por la encargada de Negocios de la embajada de los Estados Unidos en Tegucigalpa, Heide Fulton; el director de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Fernando Cossich, y el oficial de Derechos Humanos y Asuntos Laborales, Jason Smith.

Por el Gobierno hondureño, acompañaron al ministro Hernández Alcerro la subsecretaria de Derechos Humanos y Justicia, Norma Cerrato, y el subsecretario de Relaciones Exteriores en materia de Política Exterior, José Isaías Barahona, entre otros funcionarios.

Durante el diálogo, los representantes de ambos gobiernos efectuaron un repaso de los acuerdos establecidos en torno al Plan Alianza para la Prosperidad, iniciativa orientada a reducir el impacto de la migración ilegal hacia Estados Unidos, en la que también participan El Salvador y Guatemala, y que junto a Honduras conforman el Triángulo Norte de Centroamérica.

El subsecretario Adjunto estadounidense manifestó el interés de su Gobierno por la creación de la nueva Secretaría de Derechos Humanos y consultó sobre los avances de la instalación de la misma, a la vez que expresó la percepción de que esa iniciativa pone de relieve la voluntad política del Gobierno de Honduras por la promoción y protección de los derechos humanos.

Los funcionarios concertaron además enfatizar la cooperación en materia aduanera, registros sanitarios, seguridad fronteriza, control migratorio, y ambas partes coincidieron en la importancia de las acciones que se están emprendiendo en Honduras para fortalecer la actividad turística, particularmente con la creación del Fondo de Inversión del Turismo, ya que puede constituirse en una fuente importante de puestos de trabajo.

Un aspecto concluyente de la cita es que tanto el Departamento de Estado, como el Gobierno de Honduras, manifestaron su voluntad de sostener un Plan de Acción de cumplimiento a los compromisos asumidos en el marco de la estrecha relación bilateral que existe entre ambas naciones.